Una vez me dijeron: “Los Registros Akashicos nos encuentran”, entonces no entendí bien lo que quería decir y tiempo después comprendí estas palabras.

A mi vida llegaron de forma muy causal dirigiéndome a un curso de crecimiento personal sin conocer muy bien en qué consistía, después de esa formación y con la práctica diaria con mis Registros Akashicos todas las piezas del puzle empezaron a encajar y a colocarse todo en su lugar, mi vida dio un giro de 180°.

Como si de una llamada interior se tratara la vida me dirigió en este camino hasta comprender que todo lo que había vivido hasta ese momento me había estado preparando para esto.

Hoy siento un enorme compromiso con los Registros Akashicos, el compromiso de difundir esta hermosa herramienta con la mayor pureza y amor, con toda su esencia para que llegue a cada rincón del planeta y así seamos cada vez más los que vibremos en la frecuencia Akashica, la frecuencia del Amor Incondicional.

<< Anterior       Siguiente >>