Pensamiento Semilla – La calma

Pensamiento Semilla La calma

Pensamiento Semilla – La calma

La Calma es un estado interno, no la ausencia de movimiento

 

En estos tiempos acelerados y de movimiento, aprender a mantener la calma se convierte en un tesoro preciado.

Hoy en día quiere aparentar que mantener la calma es una difícil tarea y la verdad, es que la calma es un estado interno del Ser. Es la capacidad de vivir tus experiencias con la certeza interna de que todo pasará, que pase lo que pase siempre hay solución, aunque todavía no lo veas y lo mejor, que toda situación que vives es porque estás preparada para sostenerla.

La calma es hermana de la resiliencia, es la que te ayuda a tener la templanza para sostener las situaciones adversas y descubrir mediante tu creatividad la capacidad para solventarlas y trascenderlas.

Perder la calma es ceder tu espacio de paz, aquel en el que habita tu corazón. Es por ello, que cuando tu estado está agitado, inquieto o en una situación de estrés, tu corazón se acelera, llegando a subir la tensión y acelerando tus pulsaciones para preparar tu cuerpo ante el estrés causante, en definitiva, en tu organismo se activa el estado de alerta.

Desde este estado de alerta, tu mente deja de funcionar con claridad, los niveles de cortisol se disparan en sangre, creando una cadena de acontecimientos internos que impiden puedas pensar más allá de la polaridad: lucha o huida.

Este es el modo que tiene el cerebro para responder ante situaciones que consideras de estrés y que te sacan de tu calma natural. La cuestión es ¿Qué es una situación de estrés? ¿qué te saca de tu calma? Y lo mejor ¿qué es para ti la calma? ¿A caso la calma es aquello que se manifiesta cuando tu vida se mueve dentro de tu estructura de correcto o incorrecto?

Muchas son las personas que “pierden su calma” cuando algo no sale como esperaba, su expectativa sobre algo o su creencia de cómo deben ser las cosas, genera un choque con la realidad que experimenta, creando un estado de incomodidad en su interior. Finalmente, no es más que una no aceptación de la realidad y una lucha contra lo que se considera que “no debería ser así”.

¿Qué sucede en estas situaciones? Que “pierdes tu calma”, al entrar en lucha con tu realidad tu estado natural de calma interior se ve mermado por tu afán de querer que las cosas sean de otro modo.

En resumen, el primer paso para mantener tu estado de calma es aceptar la situación que experimentas, que no quiere decir que no puedas desear que sea de otro modo, pero si te empecinas en que aquello que deseas se haga realidad o que sea de otra manera, entonces estarás condicionando tu calma a la consecución de tu objeto de deseo.

Acepta aquello que vives, no rechaces tu realidad, afronta lo que experimentas sin necesidad de luchar contra algo sino manejando la situación con la confianza de que todo pasará, que todo finalmente tiene solución, aunque ahora no lo veas y sobre todo, confía porque todo lo que vives es porque estás preparado para afrontarlo.

Instalemos la calma, seamos seres conscientes que aceptan lo que experimentan sin rechazar su experiencia, aprendiendo a cada paso y desarrollando la creatividad y resiliencia ante la vida.

Y recuerda, el estado natural de tu Ser es en calma, educa tu mente para redirigir tus pensamientos hacia tu calma y paz interior.

Gracias por Ser, Estar, Existir y Compartir tu calmada presencia en este mundo.

Juntos hacemos magia.

Pensamiento semilla - La Calma